RECURSOS

RESUCITADO PARA NUESTRA JUSTIFICACIÓN

Pin it

¿Qué sucedió luego de la crucifixión y muerte de Jesús? ¿Todo terminó ahí? ¿Habrá sido en vano todo aquel sacrificio? ¡Claro que no! Todo proceso tiene su inicio y final, y ya era hora de la última profecía, la que el mismo Jesús a lo largo de su ministerio insistió en recalcar: la resurrección.

Tumba vacía, aparición a sus seguidores y la ordenanza de ir a hacer discípulos, son algunas de las directrices que podemos tomar para intentar describir el milagro mas grande en el que se funda el cristianismo, y aun mas importante, la acción con la cual se afirma que el evangelio debía ser entregado no solo al judío, sino que también al gentil. Como sabemos, la muerte de Cristo no solo fue anunciada por él, sino que también por profetas y grandes hombres de Dios, pero de igual manera, se dijo que al tercer día él resucitaría para volver nuevamente a la diestra del Padre; y fue así como nuevamente se cumplió lo dictaminado por Dios y al tercer día -contra todo pronóstico- el que había sido crucificado días antes, resucitó de entre los muertos para luego tener distintas apariciones a lo largo de 40 días -para testimonio de su proeza- y finalmente volver al trono de Gloria, pero ¿Por qué es tan trascendental el que el Hijo de Dios haya dejado aquella tumba? Si bien el mismo Jesús les decía periódicamente a sus discípulos que resucitaría de los muertos, la importancia de su resurrección va un poco más allá: Cristo derrotó a la muerte, y de esa manera demuestra su esencia divina. Presentando así, el cumplimiento del propósito con el que vino a la tierra: morir por nuestros pecados, llevar consigo la cautividad e ir a la diestra de Dios Padre para que tras él fuera enviado el consolador para acompañar y guiar a los seguidores del evangelio.

Es necesario que como hijos de Dios podamos vislumbrar el gran significado que tuvo este sacrificio para nuestra vida, y aún más cómo gracias a esta nosotros hoy podemos ser llamados hijos de Dios. Procuremos tener en nuestra memoria siempre este acto de amor y salvación, y que no sea solo el “acordarse” una vez al año que hubo uno que vino a dar su vida por toda la humanidad, que ahora actúa como mediador entre Dios y los hombres por nuestra justificación.

RSS
Facebook
Facebook
YOUTUBE
INSTAGRAM

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Log In or Create an account