RECURSOS

ÚLTIMA CENA Y ARRESTO DE JESÚS

Pin it

¿Cómo vivirías tu última semana de vida si supieras que es la última? ¿Cuál sería tu reacción al saber que la cena en la que estás con tus más cercanos es la última? ¿Estarías preparado para tener pasar por situaciones que te llevan directamente a un acto tan fatal como lo es una crucifixión? En la biblia, los evangelios del nuevo testamento son los responsables de mantener fresca en nuestra memoria, un acto de amor tan grande acaecido hace varios siglos atrás, nada menos que por el Dios hecho carne para salvación y remisión de la humanidad: para que tú y yo pudiéramos ser justificados. Pero, ¿Cómo fueron los días previos? ¿Habrá existido una preparación especial? El evangelio de Juan es preciso en señalar aquellos momentos de antesala al día dispuesto para este sacrificio, iniciando con un acto tan simbólico como lo fue la última cena y su arresto.

Mientras cenaban los discípulos con Jesús, este último se levantó sobre si mismo y fue en busca de ciertos objetos para lavarle los pies a sus acompañantes -sabiendo él todas las cosas que iban a pasar, incluyendo la traición de Judas- en un acto de suma humildad y ejemplificación. Si tomamos en cuenta que el Maestro utilizó esta instancia no solo para dejarle ciertas enseñanzas a sus apóstoles, sino también para dar las ultimas directrices hacia aquellos que iban a ser los encargados de llevar la palabra a todas partes, podríamos fácilmente concluir que como hijo de Dios esto sería probablemente un paso más, pero si nos detenemos a reflexionar, la situación que rodea a Cristo es quizá mucho mas terrible de lo que podamos imaginar, Las escrituras no señalan -al menos en este pasaje- claramente los sentimientos y/o emociones que dirigían las acciones de Jesús, pero si lo vemos desde la perspectiva propia ¿Cómo nos sentiríamos nosotros en su lugar? Probablemente nunca logremos dimensionar realmente aquella angustia propia de la carne ante una situación tan macabra, pero Jesús la pasó por amor, intercambió nuestro lugar, para que pudiéramos ser libres a través de él.

Las ultimas enseñanzas de Jesús en medio de aquellas tormentosas horas, nos humaniza completamente la imagen divina que nos fue presentado el ministerio de Jesús, pero de una manera que nos hace comprender un poco mas aquel dolor o ansiedad ante lo que se veía tan cercano. Siendo todo esto parte del perfecto plan de Dios: ¿Tenía Jesús el poder para librarse de aquella tortura? por supuesto que si, pero en su intima oración en el Getsemaní hace referencia a la voluntad del padre, donde quizá su condición de humano luchaba contra el propósito divino por el cual había venido hasta la tierra, y ni aún así desistió, prosiguió y llegó hasta la instancia previa a su crucifixión.

Es así como luego de aquellos momentos de adoctrinamiento, se lleva a cabo un hecho que no solo Jesús estaba mas que al tanto, sino que a nosotros como cristianos nos demuestra que muchas veces la carnalidad o el amor a las cosas materiales nos hacen cometer cuestiones inverosímiles (todo esto bajo el marco que en la voluntad de Dios, estos hechos debían pasar de esta manera), Judas entrega a Jesús por unas cuantas monedas de plata, y camino al calvario comienza en aquella noche. El arresto de Jesús es otro ejemplo más de la perfección del plan de Dios y del papel de mediador que el maestro ocupa desde ese momento, guardando para si cualquier tipo de defensa propia, en pos de cumplir a cabalidad su misión.

 

RSS
Facebook
Facebook
YOUTUBE
INSTAGRAM

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Log In or Create an account