NOTICIAS NACIONALES

Vigilia 24 Noviembre – Lecturas Bíblicas

Pin it

LECTURA BIBLICA: JOB 42:7-9

Cuando leemos la historia de Job, siempre vemos la situación que él vivió externamente, tal como sus amigos. Nuestra expresión siempre se encasilla en un mal logrado: “Pobre Job, era un hombre que todo lo sufrió aun así se mantuvo firme, quisiera tener la fuerza de él”, y no nos damos cuenta que muchas veces nos vemos expuestos a situaciones muy parecidas a la de Job y no sentimos la misma compasión para con aquellas personas; veamos: Siendo éste un hombre justo y recto ante los ojos de Dios, pasó por la prueba y lo único que anhelaba encontrar el consuelo en Elifaz, Bildad y Zofar. Al contrario de lo que todos nos esperaríamos de parte de las amistades, éstos con doctas y adornadas palabras lo juzgaron dado a su condición, tomando incluso el nombre de Dios en vano; demostraron conocimiento antes que compasión u amor para con este siervo.

Como hijos de Dios en algún momento de nuestras vidas somos protagonistas o espectadores de éstos hechos que ocurren a nuestro alrededor, y lamentablemente es ahí cuando nos comportamos más éstos amigos de Job, que no se detuvieron a al menos encontrar un propósito para su dolor; humanamente primero juzgamos y no nos ponemos en el lugar del prójimo atribulado; esperamos que todos tengan el mismo nivel espiritual que nosotros, no nos ponemos en el lugar del que está atribulado : lo juzgamos y no vemos en ello el propósito que existe.

Siempre debemos tener en cuenta que es Dios mismo el que permite que como hijos de él vivamos procesos que su fin trae bendición y aún más importante, crecimiento espiritual: Dios escuchó la oración de Job por sobre aquellos que le juzgaron, a través de él fueron benditos éstos 3 amigos.

LECTURA BIBLICA: JUAN 11:3-4

El pecado inicial genera en el hombre como consecuencia la enfermedad, si, la enfermedad tanto física como espiritual; pero, ¿Por qué motivos vienen las enfermedades? Dios permite que éstas lleguen a nuestras vidas dado a distintos factores y de ello hay ejemplos bíblicos que pueden demostrarlo:

1.- Para que el hombre se acerque a Dios:

– Job: Varón justo, temeroso, apartado del mal; aún así no conocía a este Dios que tanto profesaba. Tuvo que venir a él la enfermedad física, el desprecio de sus amigos, el dolor de la pérdida de lo que más amaba para que se acercara a Dios realmente.

-Rey Ezequías: Luego de la muerte de su padre, a la edad de 25 años asumió el trono, ordenó que se reparara el templo, y con todo esto demostró ser un hombre justo. Con todo esto de igual manera cae gravemente enfermo, e incluso con la palabra del mismo profeta Isaías, que dijo que moriría. En medio de aquella situación, Ezequías clamó a Dios fervientemente para que llegara la sanidad a su vida y pudiera seguir frente al pueblo en la situación política crítica que se encontraba en ese momento Israel.

2.- Como consecuencia de nuestro pecado:

– Murmuración: A través de esta acción cometida por Aarón y María hacia su hermano Moisés, fue que a María recibió como castigo la lepra (…)

– Altivez: El general Naamán (que sufría de lepra) en un principio no quiso sumergirse en el río Jordán por creer que él, como hombre, era mucho más importante que un sucio río; tuvo que sumergirse 7 veces para poder alcanzar su sanidad.

– Orgullo: El rey Nabucodonosor al ver terminada la gran Babilonia, se enalteció y por este motivo vino a él una enfermedad: la locura. No fue hasta que el mismo Dios le permitió mirar hacia el cielo y en medio de su propia locura reconocer realmente la grandeza de Dios.

3.-Para la Gloria de Dios:

– Lázaro y el ciego de nacimiento son ejemplos clarísimos de que hay veces en que Dios permite ciertas situaciones solo en pos de mostrar su gloria a través de éstas.

RSS
Facebook
Facebook
YOUTUBE
INSTAGRAM

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Log In or Create an account